Más de 6 de cada 10 bares y restaurantes en la CDMX violan la Ley de Protección a la salud de los no fumadores

  • De 208 lugares visitados, el 63% viola la ley, ya que cuentan con terrazas simuladas o permiten que se fume en su interior.
  • “De seguir así, este será un sexenio perdido en el control del tabaco no sólo para la Ciudad de México sino para todo el país” declaran.

Ciudad de México a 3 de mayo de 2017. Por tercer año consecutivo las organizaciones Comunicación Diálogo y Conciencia (CÓDICE) y Fundación InterAmericana del Corazón (FIC México) realizaron un monitoreo en 208 bares y restaurantes de 7 delegaciones de la Ciudad de México, para medir las emisiones de partículas y vapores del humo de tabaco.

Los resultados del Monitoreo de ambientes libres de humo de tabaco en la Ciudad de México 2017, muestra que, de los 208 lugares visitados, 63% viola la ley de espacios libres de humo ya que cuentan con terrazas simuladas o permiten que se fume en su interior. Las delegaciones que menos cumplen el ordenamiento que protege la salud de las personas fueron Miguel Hidalgo con 100% de lugares que violan la ley, Benito Juárez con 73%, Álvaro Obregón con 63%, seguidas de Tlalpan con 60%, Cuauhtémoc con 57%, Xochimilco con 43% y Coyoacán con 40%.

Sobre los resultados, Luis Llanes, integrante de CÓDICE, comentó “La ciudadanía, los empresarios y los responsables de los establecimientos, en términos generales, cumplen con la Ley en espacios interiores. Sin embargo, hemos observado el incremento del uso de terrazas que no cumplen estrictamente con lo que establece la ley y su reglamento, probablemente por desconocimiento de las condiciones que establece la legislación o porque deliberadamente simulan las terrazas que incumplen la normatividad. Por lo tanto, hacemos un llamado a las autoridades correspondientes para que informen suficientemente a los empresarios y a la ciudadanía sobre las condiciones señaladas en la legislación y a que incrementen la supervisión de su cumplimiento”.

Aunque existen delegaciones como Xochimilco, que redujo su nivel de incumplimiento de 55% en 2016 a 43% en 2017, hay otras como Miguel Hidalgo que pasó de 10% de incumplimiento en 2015 a 100% en 2017. “Esta situación es preocupante y demanda la intervención urgente de las autoridades”, añadió Llanes.

Erick Antonio Ochoa, de la FIC México, puntualizó “A la Ciudad de México no le ayuda que exista una legislación federal con áreas reservadas para fumar, pues esto confunde a la población, así como a los dueños y a los responsables de los establecimientos, especialmente si piensan que se puede fumar en espacios interiores cuando la ley local no lo admite. La disminución progresiva en el cumplimiento local se podría resolver si el Congreso nacional fortalece la Ley General para el Control del Tabaco (LGCT). Así, todo el país tendría una legislación 100 por ciento libre de humo de tabaco, no sólo la Ciudad de México y otras 10 entidades federativas.

Este podría ser un sexenio perdido para el control del tabaco si no se aprueba la iniciativa de reformas a la LGCT, la cual fue presentada en diciembre pasado y la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados debe resolver a la brevedad. La instauración de ambientes libres de humo en México puede ser el legado más importante en materia de salud pública del presidente Enrique Peña Nieto, que sería el primer paso para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por la Organización de la Naciones Unidas”, añadió.

“Mientras los gobiernos delegacionales no inicien procesos de verificación en los establecimientos que violan la ley, en bares y restaurantes que permiten fumar en el interior o despliegan terrazas simuladas, la implementación se desdibuja gravemente. Por su parte, el Gobierno de la Ciudad de México debe mantenerse como promotor de la ley, con campañas de divulgación que fortalezcan el cumplimiento. La omisión de las autoridades pone en riesgo la salud pública de miles de ciudadanos y visitantes”, concluyeron.

Los representantes de las organizaciones que realizaron el monitoreo manifestaron su decepción e inconformidad con la aplicación de la Ley de Protección a la Salud de los No Fumadores de esta capital, que en otros momentos fue ejemplo para que otras entidades federativas legislaran en la materia.